¿Qué es AMAS?

Es una fundación sin fines de lucro, con personería jurídica desde 1978. AMAS dirige todos sus esfuerzos en beneficio de los niños de la Aldea Cristo Rey, que alberga niños y jóvenes de escasos recursos económicos que han perdido su familia natural.

Como voluntarias católicas, conscientes de nuestra misión de ser instrumentos de Dios, nos hemos comprometido a colaborar con la Aldea Cristo Rey, que constituye para los niños una segunda oportunidad de ser felices, acogidos y apoyados en forma personal y económica para que puedan crecer y desarrollarse al máximo de sus posibilidades en un ambiente lleno de amor.

La Directiva es parte fundamental de la fundación ya que ayuda a coordinar y organizar los esfuerzos de las voluntarias. Sus miembros duran dos años en sus funciones.




Directiva 2019-2020: Renata Faggioni de Mantilla (Secretaria), Sandra González de Carchi (Protesorera), Nicole Condit de Morales (Presidenta) , María del Rocío Ycaza de Hall (Vice Presidenta), Viviana Arosemena de Jiménez (Vocal) y María Auxiliadora Neira de González (Vocal)







¿Cómo nació AMAS?

Guillermito había nacido en el año 1961, hijo de Pepe y Piedad Burbano, y murió trágicamente a los 12 años.

Esta vida llamada a la plenitud, a temprana edad, llevó a Piedad, sumida en el dolor por la pérdida de su hijo, a fundar AMAS (Asociación Mariana de Ayuda Social) que trabaja al servicio de los niños de la Aldea Cristo Rey como misión y tarea de vida.

Con la partida de su hijo, Piedad descubre el Santuario y descubre la plenitud cuando ya no lo podía contemplar con los ojos de su cuerpo pero aprendió a contemplarlo, a sentirlo, a invocarlo en su vida espiritual.

Ella entendió, a través de la partida de Guillermito, el mandamiento del amor hacia los más necesitados y la llevó a iniciativas realmente muy creativas como es AMAS.

Así nació AMAS



¿Qué es la aldea?

La aldea tiene 48 niños al momento. Son niños que no tienen familia ya sea por abandono o porque no los pueden cuidar.

El método de trabajo de la Aldea consiste en darle a los niños lo más parecido a una familia convencional, por lo tanto, los niños viven en casitas. Nueve en total.

En las casitas viven con otros niños compartiendo su vida como hermanos y lo más importante viven con una "tía" que hace las funciones de mamá, tanto en la parte organizativa como en la parte emocional.



Colaboradores